Historia Integrantes Obras Obras Plásticas Alitas de América Alas Expresándose Contacto Links

Juanito
El niño héroe

Autor: Oscar Morales (desde Los Angeles, California)

Ilustración: "Una semilla, una lágrima" en cuero, obra de Nilayca_Arg

Érase una gran ciudad, donde hubo un niño que hizo algo muy especial.

¿Deseas saber que fue?

Su nombre era Juanito, tenía diez años y vivía con una viejecita que lo cuidaba. El era un chico muy pobre. No conocía a su padre y su madre había muerto.

El niño siempre ayudaba a los demás, y le gustaba jugar con otros como él, que crecían en la pobreza, en las calles de esa gran cuidad.

La historia que lo hizo “especial” fue la siguiente.

El conocía a todas las persona de la calle donde solía estar.

A los vendedores, de caramelos, juguetes y mil cositas más. Ellos también le conocían y querían mucho.

Una viejecita que vendía caramelos y a quien Juanito llama AURORA, aunque su nombre era Rosa; había sido la mujer que le cuidó desde el día que su madre murió.

En una ocasión Alberto, un amigo que vivía en un cuartito chico con sus padres, le pregunto por que llamaba “Aurora” a Rosa, a lo que respondió que ella era quien le había cuidado, siendo así la “AURORA” de su vida, brindándole la oportunidad de vivir con cariño y amor.

Aquella cuidad estaba llena de gente que venía e iba de un lado a otro.

Muchos de estas personas vestían muy bien, pero otras como el niño, no tenían mucha ropa.


¿Conoces tú alguien como Juanito?

“AURORA”, (a como había dicho) vendía caramelos y Juanito ayudaba a llevar el canasto al lugar donde ella los vendía. Al final del día, regresaba por “Aurora” y el canasto,para regresar a casa, un cuartito chiquito y sin luz con camas de madera y cartón.

Si tienes luz eléctrica, debes de sentirte feliz ya que como Juanito, muchos niños hacen su tarea con la luz de las candelas.

Juanito iba a la escuela, con otros chicos de su calle. Algunos niños llevaban tortas de jamón, otros sólo panes con mermelada o mantequilla, algunos sólo un trozo de pan duro, y muchos sueños de ser el mejor de la clase y algún día vivir mejor.

¿Tienes sueños como los de Juanito de ser el mejor de su clase?

Transcurrían los días, cuando el clima se tornó mas frío y había mucho viento "AURORA" enfermó y empezó a toser más y más.

Juanito no sabia que hacer. Sintió miedo mucho miedo de no poder ayudar a su “AURORA"

Empezó a llorar y en su llanto solo pedía a Dios que le ayudara a cuidarle.


¿Qué hubieras hecho tú?

Juanito sabía que tenía que ir por un médico y pronto. Eso le costaría mucho dinero que ellos no tenían, por lo que salió en busca de ayuda.

En el camino encontró a sus amigos que como el eran “pobres”, muy “pobres”.


Al ver venir a Juanito triste y con sus ojos llorosos le preguntaron que le sucedía.

Él, con voz entre cortada les dijo que "AURORA" estaba muy enferma y que necesitaba traer un doctor.

Como buenos amigos le dijeron que esperara por ellos, que ya regresarían.

Y corriendo como gacelas, cada uno partió a su casa y de entre unos botes, donde guardaban algunas monedas para comprarse juguetes, sacaban los ahorrillos (que eran pocos), pero todo cuanto poseían y trás contarlo, regresaban de a uno, al lugar donde aguardaba Juanito.

Al rato se juntaron nuevamente. Miguel, un niño con ojos grandes negros y abundante cabellera había ahorrado 175 pesetas. Juan Carlos, un chico muy alegre y que siempre lucia una sonrisa, le entregó a Juanito 155 pesetas.

Roberto, el hijo de un carbonero, que siempre lucia el color del carbón en su ropa, manos y rostro dio a Juanito 205 pesetas.

Faltaba uno: Ricardo, el niño que siempre lucia un rostro de mucha seriedad, pero que era el más juguetón de todos. ¡Mira!, dijo Roberto, aquí llega Ricardo, ¿Cuánto dinero traes?, le pregunto Miguel. Ricardo con los ojos humedecidos y casi llorando dijo a Juanito: “Solo tengo 125 pesetas. Perdóname Juanito, perdóname amigo, es todo lo que tengo.”

Juanito, abrazándolo le dijo que eso era de mucho valor en aquel momento de aflicción.

Volteandose para ver a todos los demás niños le dijo: esto que han traído es algo de mucho valor par a mi y "Aurora".

No tengo como darles las gracias AMIGOS HERMANOS.” Y dando un abrazo a cada uno de los chicos, se marcho.

¿Hubieras hecho tú lo mismo por tus amigos?

Juanito sabia que tenia que buscar un médico pero solo tenia 660 pesetas. ¿Le alcanzara el dinero para pagar al doctor? ¿Le sobrara algo para la medicina?

Mientras caminaba solo miraba al cielo, pidiendo que le ayudara, que no le dejara perder a aquella mujer que le cuido, que le había enseñado a ser la persona que hasta ese día el era. Que no le dejara que ella también se fuera y quedara solo.

Pero mientras Juanito pedía eso al cielo, algo ocurrió que casi se convertía en una desgracia. Una niña que caminaba de la mano de su madre, se le había soltado y corrido a la calle. Un coche que venia no le había visto y cuando le vio freno, aun que era muy tarde.

Juanito, que había visto lo que pasaba, corrió fuerte y logro quitar a la niña del camino del coche. Pero el no pudo librarse, y el coche le golpeo fuerte. La gente que pasaba cerca de ahí corrió a socorrer a el niño. La mamá de la niña también corrió y abrazando lo y besándolo le daba las gracias por lo que había hecho.

El conductor de aquel coche era médico. Al bajar del mismo exclamo: Dios mío, “¿Qué ha sucedido? ¿Qué he hecho?” corriendo a donde el niño estaba, lo cargoó en sus brazos y junto a la madre de la niña, entraron en su coche y partieron a su clínica.

Juanito decía en ese momento: “Por favor, déjenme, tengo que llevar un médico a mi casa. Mi madre esta enferma, muy enferma.” Pero el doctor, sabia que tenia que ayudar

al niño primero.

Pero Juanito seguía pidiendo que le dejaran para ir a buscar un médico y llevarlo a ver a su madre.

La madre de la niña, sintiéndose agradecida y con una deuda inmensa ante lo que el niño había hecho, pidió al doctor que le dejara donde vivia Juanito, que ella vería que hacía por Aurora.

Y dejándole fuera de un caserío muy pobre, la niña y su madre bajaron del coche y se acercaron a un grupo de niños que estaban charlando.

Al encontrarles preguntó si conocían a Juanito, a lo que todos dijeron que si. Ella pidió que si le llevaban a su casa para ver a Aurora y Juan Carlos le llevo.

Al entrar al cuarto de Juanito, alcanzo a ver a una viejecita, tosiendo acostada sobre una cama de madera y cartón. Ella pide a Juan Carlos que no la deje, que ella regresara con un doctor, y salio de aquella habitación casi corriendo.

Los vecinos, al enterarse lo que Juanito había hecho y como Juan Carlos, Roberto, Miguel y Ricardo habían dado lo poco que tenían y así cooperado para ayudar a Aurora. Pensaron que lo que esa noche ocurrió era algo muy grande. Y quisieron ser parte de eso y unirse a los niños.

Los días pasaron y dos semanas después, cuando Aurora se encontraba mejorada se les vio venir a aquella calle que les conocía de siempre. Ahora no solo venia Aurora y Juanito, también venían Juan Carlos, Roberto, Miguel y Ricardo.

Ese día algo bello pasó en aquella calle. Todos los vendedores y los vecinos y padres de los niños se juntaron trayendo una bolsa con juguetes para los niños y regalitos para Aurora. Todos abrazaban a los niños y decían a Juanito: “Eres un héroe. Salvaste a una niña y a Aurora. ¡Bravo!”

Todos disfrutaron en aquel día. Y desde entonces, Juanito y sus amigos fueron conocidos por lo que hicieron. Todos aprendieron algo muy importante, como también Juanito, que los amigos que te ayudan en momentos de angustia son amigos de verdad. Que el amor hace milagros. Que el preocuparse por hacer el bien, siempre da mucho mas a cambio, mas de lo que puedes imaginar.

Es por eso que esta historia, la de Juanito, es especial.

Porque un niño hizo algo especial que influyó a todos los que la vivieron

y hasta hoy, a los que escuchan contar su historia.

Integrantes
Iván
Federico Gastón
Fabrizio Leonel
Mara
Matías y Magalí
Marcelo
República Dominicana
Astor
Camila Caridad
México
Daniela Verónica
Jorgito Dennis
Karen Micaela
Campamento de verano 2004 - "Luceritos de Amor Dominicanos"
Colaboraciones
Presentación
Fábrica del Amor - Instructivo para dar un beso (Rosa María Baeza Miranda)
Si Yo Cambiara (Karina Pérez Ortiz)
Cuento XVII (Vamita)
Feliz día de las Madres (Bohemio)
Sr. Álvaro: (Viejo_lobo_de_mar2002)
Audio: Cuento "El Baúl del Abuelito Cuentacuentos" (desde Chile)
Tus Palabras (Manuel)
A Mi Niño (Verónica Victoria Alfaro)
El Marino y El Cangrejo (Rosa María Baeza Miranda)
Los Ángeles Colegiales (María_sevillana)
Juanito (Oscar Morales)
Eres (Jasirei)
A Los Niños (Verónica Victoria Alfaro)
Xochiquetzalli
Campamento de verano 2004 - República Dominicana
Obras
Iván
Corazones De Amor (Federico Gastón)
Saludos Desde Alitas A Los Niños De América Y El mundo (Fabrizio Leonel)
Sol y Alitas Saludando A Los Nenes (Mara)
Saludos a "Alitas Rotas" (Matías y Magalí)
El Sol Me Da Luz (Marcelo)
Canción De La Tierra (Marcelo)
Mi Semillita (Niños de la Escuela Konrad Adenauer)
La Nueva Escuela (Astor)
El Jardín Del Amor (Camila Caridad)
Clarita Y Su Príncipe Azul (Daniela Verónica)
Jorgito Dennis
Los Alitas y La Rosa (Karen Micaela)
Campamento de verano 2004 - República Dominicana - "Luceritos de Amor Dominicanos"